Falleció este sábado a los 84 años

Patricio Manns, un hombre determinante en la cultura chilena

La música está de luto, luego que se informara de la partida de quien fue uno de los cantautores más importantes de Chile.
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 12:16

La mañana de este sábado se dio a conocer el fallecimiento a los 84 años del cantautor nacional Patricio Manns, luego de permanecer cerca de un mes internado en un recinto asistencial tras agravarse los problemas de salud que arrastraba desde hace un tiempo. 

Según indicó su representante, el cantautor murió a primeras horas de esta jornada en la Clínica Bupa de Reñaca. Recientemente el artista había dejado la UCI, donde se mantuvo internado a causa de una falla multisistémica y donde se vio complicado además por la diabetes que padecía. 

Recordemos que el año pasado Patricio Manns también permaneció internado en dicho centro asistencial por problemas derivados de la misma enfermedad. En ese mismo periodo, su esposa y musa, Alejandra Lastra, murió a causa de un cáncer de colon. 

Patricio Manns, un hombre clave en la cultura chilena

Nacido en la región del Bío Bío, en particular en la comuna de Nacimiento un 3 de agosto de 1937, Patricio Manns se convirtió en uno de los cantautores más importantes de nuestro país y se alzó como una figura clave de la llamada Nueva Canción Chilena. 

Hijo de padre suizo-alemán y madre francesa, la vida de Patricio Manns estuvo desde muy temprano ligada al mundo del arte, ya que sus progenitores eran músicos, aunque nunca se dedicaron de manera formal a esto.

Pero su primer contacto con el mundo del arte fue la literatura, ya que a los catorce años publicó por primera vez sus poemas el diario El Colono de la ciudad de Traiguén, en La Araucanía. De esta manera inició su carrera en el mundo de las letras, la que se extendió durante toda su vida.

A los 18 años compuso su primera canción titulada "Bandido", obra que obtuvo el primer lugar en el Festival Folclórico de Cosquín, en Argentina, en 1959, la cual fue interpretada por un grupo de la Universidad de Concepción, tal como consigna La Tercera. 

En los primeros años de su vida Patricio Manns se desempeñó en múltiples áreas: trabajó en las minas de carbón de Lota,  como periodista en medios de la región del Bío Bío y trabajador radial. Esto último fue clave en su carrera, ya que le permitió estrechar lazos con la nutrida escena musical de comienzos de la década de los 60 y comenzó a tejer redes que se mantuvieron hasta sus últimos días. 

En 1965 el artista, junto a Rolando Alarcón y los hermanos Parra, fundó una Peña ubicada en calle Carmen 340, la que más tarde sería conocida como la Peña de los Parra, que resultó ser la base de la naciente Nueva Canción Chilena. 

Un año más tarde el músico publicó su primer disco titulado Entre mar y cordillera, el cual contiene la canción -a estas alturas, un himno-  "Arriba en la Cordillera" y cuya importancia radica en que alzó el folcklore y música popular marginal -cantando sobre las duras vivencias del mundo del campo- de una manera que no se había hecho antes. 

Esta canción logró gran reconocimiento nacional el internacional e incluso fue versionada por diversos artistas de renombre. De esta manera el músico comenzó una fructífera carrera en el mundo de la música que nos deja un incalculable legado artístico. 

A lo largo de su vida, Patricio Manns combinó la música con su carrera como escritor, editando diversos libros, uno de los cuales "De noche sobre el rastro" en 1963 recibió la prestigioso premio Premio Alerce, otorgado por la Sociedad de Escritores de Chile.

La vida en el exilio

Tras el Golpe Militar de 1973, el músico debió partir al exilio, primero en Cuba y luego emprendió rumbo a Francia, donde conoció a su compañera de vida, Alejandra Lastra. 

Durante este periodo de destierro, Patricio Manns inició una época muy fructífera en materia creativa, componiendo canciones como "El Che", "La dignidad se convierte en costumbre" o "Cuando me acuerdo de mi país". 

Pero en esta época comenzó una de sus colaboraciones más destacadas y que mantuvo a lo largo de su vida, hablamos de su lazo con Inti-Illimani, el cual comenzó a mediados de 1979, con su participación en el disco de la agrupación titulado "Canción para matar una culebra". 

Si bien el músico mantuvo su carrera como solista en paralelo, la dupla que formó junto a Horacio Salinas se volvió una de sociedades más relevantes de la música popular de Chile. 

Con el retorno de la democracia y tras pasar cerca de dos décadas en el exilio, en 1990 Patricio Manns retornó a Chile para establecerse junto a su compañera de vida. En este periodo ofreció dos conciertos que pasaron a la historia por su masividad, uno de ellos en el Teatro Teletón y otro en Estadio Víctor Jara. 

Patricio Manns se mudó luego a la ciudad de Concón, en la región de Valparaíso, desde donde continuó con su activa carrera musical y literaria.