“Inventemos un país” es su nuevo single

Nano Stern sobre Patricio Manns: "Es una vergüenza que no se le hayan dado los premios nacionales"

El compositor nacional conversó con TiempoX sobre su nuevo single, "Inventemos un país", reflexionó sobre la figura del autor de "Arriba en la cordillera" y el presente del país.
domingo, 7 de noviembre de 2021 · 17:13

Hace unos días, Nano Stern estrenó su nuevo sencillo, “Inventemos un país”, canción nacida en medio de la pandemia y con la que el músico chileno adelanta lo que será un nuevo trabajo que pretende sacar el próximo año.

En conversación con TiempoX, el artista se refirió al proceso de creación, a la introspección, al arte y lo político, y al duelo que se lleva por la muerte de Patricio Manns, uno de los músicos más influyentes de los últimos 50 años.

Es así como el multi instrumentista aclara que este nuevo tema se origina “en medio de un encierro con una sensación media apocalíptica que abundaba y con un montón de conversaciones con gente querida y muy cercana, como mi pareja que me dijo en un momento la frase con la que titulé la canción”.

Conversé también con Omar Camino, quien participa en la canción, el día de las elecciones en Perú, y frente a esta sensación de qué está pasando con el mundo  le dije que nos fuéramos a una isla, y se fueron configurando estos conceptos, preguntándonos si se viene a un colapso civilizatorio, y qué hacemos después”, agrega Nano Stern sobre esta nueva canción.

Finalmente, señala que en este concepto “surge la posibilidad de llevarse una canción, porque si piensas en la prehistoria se cantaban y recitaban los mitos de un tiempo anterior y hay mucho conocimiento condensando en esos cantos en cada cultura, entonces es una defensa de eso”.

Los años movidos de Chile, según Nano Stern

Nano Stern, responsable de canciones como “La Puta Esperanza”, ha vivido los tres años más movidos de Chile muy de cerca. Un estallido social, una pandemia mundial y una naciente Convención Constituyente, a la que ha estado muy atento desde el principio y que de alguna forma se ha traspasado a su trabajo.

El Estallido fue una influencia muy directa, hice canciones muy explícitas y un libro llamado “Décimas del Estallido”, y entrando a la cuarentena me fui en una volada más introspectiva, más personal. La sensación del colapso de todo, entre Estallido, crisis política y pandemia, afecta y uno no puede estar ajeno a eso”, asegura el compositor.

Pese a ello, adelanta que el nuevo disco, el cual tiene listo y que contará con 13 canciones, tiene “muy pocas referencias que sean más concretas". "No es un disco contingente”, dice sobre el trabajo que publicará el próximo año. 

No es que lo haya decidido así, sino que así fue saliendo tras encerrarme en un micromundo, lo que te saca de la contingencia y te lleva a otros lugares, leí mucho, escuché música, estudiar, componer con otro ritmo y eso permite que salgan cosas que pertenecen a capas más profundas a las cuales cuesta llegar en la vorágines del día a día”, aclara.

En ese mismo sentido, Nano Stern destaca que “lo político y el arte viven en conjunto, pero eso no sale de la nada, sino que también del interior de cada uno y de las reflexiones de quienes conformamos comunidades”.

No tiene por qué necesariamente ser algo explícitamente contingente, creo que hay momentos y en ese sentido es un ejemplo inmejorable las carreras de Violeta Parra y Víctor Jara como compositores. Tienen ese equilibrio de algunas canciones necesarias, pero tienen otras que se alejan del día a día y generalmente esas son las que trascienden”, agrega Nano Stern.

Además, ya piensa en el futuro: “Tenemos bastantes fechas afortunadamente, porque llevamos bastante tiempo sin tocar, lo que estaba bueno ya. Estaremos el 12 en Quilpue, el 19 en Temuco, el 20 tenemos dos fechas en la SCD en Santiago, el 24 en Valparaíso". 

"Iremos lanzando sencillos de aquí a marzo que será el mes que sale el nuevo disco y aprovecharemos de tocar y mostrar estas canciones nuevas”, aclara el intérprete de "Un gran regalo".

La muerte de Patricio Manns

El 26 de septiembre pasado, se supo la noticia del fallecimiento de Patricio Manns, la que afectó bastante a Nano Stern: “Me da mucha pena a nivel personal. Si bien fue una noticia predecible por su estado de salud, fue impactante. Estuve conversando con él poquitos días antes de su muerte, y me decía que se sentía mejor”.

En ese sentido, reconoce que existe una gran deuda con la obra de una de sus principales influencias en la música: “Nos queda la misión de reconocerlo en todo contexto, lugar y forma como no lo hizo el Estado en vida ni en muerte tampoco, es una vergüenza que no se le hayan dado los premios nacionales cuando tenía méritos de sobra en Literatura, Música y Periodismo”.

Murió, y él lo dijo de manera explícita muchas veces, quedándose con el sinsabor de no tener esos reconocimientos, que si bien son formalidades, para él eran importantes”, agrega al respecto.

Nano Stern señala que para los músicos nuevos, queda la “responsabilidad de hacerle honra a su legado que está oculto para las generaciones más jóvenes. Muchos de nosotros estamos descubriendo su amplia obra todavía, y tiene la diferencia con sus pares como Víctor y Violeta que no murió ni joven ni martirizado. Le tocó lidiar con la vejez y el Chile neoliberal, su leyenda se construye en otro contexto mucho menos épico”.

Me alegro mucho que haya alcanzado a ver que Chile estaba empezando a corregir el rumbo, es una cosa que pude conversar con él y me consta que estaba muy esperanzado. Piensa que una canción de él que se acuñó y popularizó la frase “hasta que la dignidad se haga costumbre”. Ese es el nivel de deuda que tenemos con él”, aclara.

Sobre el homenaje que múltiples artistas realizaron en el Teatro Caupolicán, Nano Stern señala que “Es lamentable, no debería ser una cuestión organizada a pulso y que nazca solamente de las voluntades de los que participamos. Esto debería ser un reconocimiento estatal. Ya que eso no sucede ni va a suceder, tenemos que hacernos cargo”.

Lo que iba a ser un homenaje en vida, ahora lamentablemente será algo póstumo, y después viene la misión de redescubrir su obra y cantarla”, señala.

Finalmente, Nano Sterrn cree que Patricio Manns “murió con la satisfacción de ver que el país cambiaba, y también lo hizo con la alegría de sentir el cariño de una generación más joven con la que él no estaba tan en contacto, pero estuvo muy consciente que ésta volvía a cantar su obra y a ponerla en valor”.