Sorpresa en Estambul

Clasificatorias Europeas: Turquía destrozó a Holanda con tres goles de su gran figura

Burak Yilmaz del Lille fue clave en el estreno del Grupo G rumbo al Mundial de Qatar 2022.
miércoles, 24 de marzo de 2021 · 17:02

Tres goles del delantero del Lille Burak Yilmaz le dieron la victoria a Turquía frente a una selección de Holanda que, a pesar de controlar la posesión y tirar más a puerta, dejó demasiados espacios en defensa y acusó la baja de última hora del portero valencianista Jasper Cillessen.

La definición del capitán Yilmaz, de 35 años, fue la clave del partido que enfrentó a las dos selecciones favoritas del grupo G de la fase de grupos para Qatar 2022. Turquía apostó por aguantar atrás e intentarlo al contraataque, una estrategia que le valió para llegar al minuto 75 con un 3-0 a favor.

Enfrente tuvo a una Holanda floja en defensa y sin saber cómo abrir la cerradura turca. Georginio Wijnaldum estuvo desaparecido y a Frenkie de Jong le faltó la iniciativa que ha demostrado en el FC Barcelona.

Los cambios que introdujo Frank de Boer en la segunda parte, incluyendo la entrada del jugador del Sevilla Luuk de Jong en el campo, que metió el segundo, le dieron a la “Naranja mecánica” la esperanza de la remontada. Hicieron dos tantos en apenas tres minutos, pero un tiro libre magistral de Yilmaz terminó de decantar la balanza para Turquía.

De Boer se encontró a última hora con la baja de Cillessen, que se lesionó en el calentamiento. Introdujo en su lugar a un Tim Krul que tuvo una noche desafortunada, pues pudo hacer algo más en el tercer y cuarto gol de los otomanos.

Turquía golpeó primero en el minuto 15, después de que Holanda reclamase un penal por mano de Salman tras un saque de esquina. El árbitro no lo vio y el VAR no está presente en la fase de grupos del Mundial, así que la jugada continuó y los locales se lanzaron al contraataque. Yilmaz se quedó solo y armó un disparo lejano con el exterior de la zurda que golpeó en la mano Matthijs de Ligt, desviando la trayectoria lo suficiente para sorprender a Krul.

Frank de Boer continuó con su estrategia de mantener la posesión de la pelota y buscar agujeros en la defensa otomana, pero los locales apenas cedieron espacios. Ni Donyell Malen con un disparo lejano ni Memphis Depay, que desaprovechó dos tiros libres, fueron capaces de igualar el marcador.

Un contraataque de tres contra tres atizó de nuevo los cimientos de la “Naranja Mecánica”, cuando Mallen se lanzó a las piernas de Yokuslu y el árbitro señaló penalti. Yilmaz disparó desde los once metros por la izquierda, Krul hizo la estatua y el segundo de Turquía subió al marcador.

Un minuto antes del descanso, los hombres de Frank de Boer volvieron a lamentar la ausencia del VAR. Un cabezazo de Matthijs de Ligt dio en el poste y Yokuslu, con todo el cuerpo detrás de la línea de gol, despejó la pelota con la testa. El juez de línea no hizo ningún gesto y el árbitro inglés Michael Oliver dejó seguir el juego.

No hubo remontada en el segundo tiempo

A la vuelta del túnel de vestuarios, otro inesperado golpe puso de rodillas a los hombres de Frank de Boer. Hakan Calhanoglu recibió de espaldas, la defensa neerlandesa le dejó espacio y el centrocampista del AC Milán disparó con la derecha. Un disparo bien colocado, pero sin excesiva potencia al que Krul, de forma inexplicable, no alcanzó a despejar.

De Boer introdujo a Luuk de Jong en lugar del centrocampista Marten de Roon y a Davy Klaassen en lugar de Malen, unos cambios que significaron un revulsivo en los neerlandeses y les dio la esperanza de darle la vuelta al partido.

Los visitantes marcaron dos goles en menos de tres minutos, ambos con la asistencia de Memphis Depay. El primero fue una obra maestra de Klaassen, que en un espacio de dos metros cuadrados controlo de espaldas, se dio la vuelta y disparó al fondo de la red rodeado de tres defensas turcos.

En el segundo, el sevillista Luuk de Jong rozó con la cabeza el centro de Depay, el esférico chocó en el cuerpo del portero Cakir y, llorando, se introdujo en la portería local.

La remontada parecía posible, pues aún restaban trece minutos para el final del partido y los holandeses se lanzaron con todo al ataque. Yilmaz, hombre y señor del partido, no lo permitió.

El delantero del Lille lanzó un tiro libre con la derecha que se coló en la esquina de la portería defendida por Krul. En los minutos finales, Depay desaprovechó un penalti que atajó en dos tiempos el portero Ugurcan Cakir.

El golazo de tiro libre que liquidó a Holanda en Turquía