Champions League

Junior Messias: A los 20 años repartía electrodomésticos como refugiado en Italia, hoy marca goles en la Champions League

Demostrando que no hay edad para madurar, el delantero del Milán recién a sus 30 años consiguió la oportunidad que le está cambiando la vida.
jueves, 25 de noviembre de 2021 · 20:01

El Milan le ganó con lo justo al Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano por la quinta fecha de la fase grupal de la UEFA Champions League. El único tanto del encuentro lo anotó Junior Messías a los 87', jugador que tuvo su noche de gloria en España con el cuadro "Rossonero", y que tuvo que darse una vuelta más larga de lo normal para llegar a la élite del fútbol mundial. 

Hace diez años, cuando tenía 20, el jugador se ganaba la vida repartiendo electrodomésticos en el mercado informal. Brasileño, llegó como refugiado y sin papeles a Italia y por temas de burocracia no pudo continuar con su trayectoria en el fútbol y sólo llegó a la Serie B a sus 28 años. Sin embargo, a los 30, su fichaje por el Milan causó sorpresa. 

Estuvo en 2010 en la cantera del Flamengo, pero fue expulsado. Cruzeiro tampoco le abrió sus puertas, por lo que por la pobreza que azota a su tierra natal en Minas Gerais, decidió migrar junto a su mujer y su hijo a Turín, donde vivía su hermano. 

Allí fue acogido por Óscar Vargas, migrante peruano que tenía una pequeña tienda de electrodomésticos que presidía un club de barrio; el Sport Warique, club que lo recibió y donde destacó por su gran calidad y trato con el balón en un equipo plagado de extranjeros mayormente de origen africano o sudamericano. 

Del miedo a ser deportado a triunfar en la Serie A

Allí lo vio Ezio Rossi, exjugador del Torino que en ese entonces se encontraba dirigiendo un club de una ONG. Intentó llevarlo, pero Junior Messias le confesó que el sueldo que le ofrecieron era menor al que ganaba repartiendo electrodomésticos. Sin embargo, lo cierto era que, temía que por no tener sus papeles en regla, las autoridades se dieran cuenta de esta situación y tuviese que ser devuelto a Brasil. 

Recién en 2015, Messias logró regularizar su situación. En ese entonces, Rossi se lo llevó al Casale, club que le pagaba 1.500 euros al mes, poco más de lo que ganaba como repartidor. Se desempeñó como volante y anotó 20 goles en la Quinta División de Italia, por lo que rápidamente lo llamaron desde el Chieri de la Serie D. En 2019, vino uno de sus saltos más grandes tras llegar al Crotone, equipo que la temporada pasada estuvo en la Serie A. 

En el Calcio anotó 9 tantos en 36 encuentros. Uno de sus partidos más destacados fue ante el Napoli el 3 de abril de este año, donde pese a caer por 4 a 3, Junior Messias marcó uno de los tantos y asistió en otro. Sus actuaciones no pasaron desapercibidas, por lo que el poderoso Milan, equipo ganador de 7 Champions League, lo fichó por una cifra cercana a los 3.5 millones de dólares. 

Sus primeros encuentros en el cuadro "Rossonero" no fueron destacados. Tuvo apenas 33 minutos ante la Fiorentina y luego 16 contra el Atalanta, lo que hacía casi impensado su ingreso en el Wanda Metropolitano. Sin embargo, Stefano Pioli se la jugó y lo metió al campo a los 65' en reemplazo del puntero Rade Krunic. 

22 minutos después de su ingreso al campo, vendría su momento de brillar. Gran pase en profundidad de Giménez para Kondogbia, quien lanzó un centro al área para que tras la atónita mirada de Zlatan Ibrahimovic, viera como el balón hacía ingreso al pórtico de Jan Oblak. 

"Es el mayor éxito de mi carrera, vi el balón y no me lo pensé dos veces", dijo al acabar el partido. "Fue un gesto instintivo", agregó, y es que este fue apenas el cuarto gol de su carrera. Antes, Caratese, al Bustese y al Arzachena fueron víctimas de sus testazos en la Serie D. Esta vez, el mundo ya conoce al brasileño que, además de ser un buen repartidor de electrodomésticos, supo lo que fue vencer a un equipo del "Cholo" Simeone en su casa con la camiseta de uno de los clubes más poderosos del planeta.