Universidad de Chile

Los millones que la U perdió por no saber esperar a sus jugadores

Tres futbolistas que tuvieron efímeros pasos por el cuadro laico, hoy gozan de un muy buen momento deportivo, y especialmente económico. Han sido vendidos o tienen una alta tasación, que los azules hoy lamentan.
martes, 22 de junio de 2021 · 10:58

Si hay algo que en los últimos años ha afectado de sobremanera la realidad económica de la U es el hecho de no haber podido sacar mayores réditos económicos en la venta de jugadores. Salvo la del juvenil, Luis Rojas al Crotone de Italia, a cambio de cerca de 1,7 millones de dólares, no hay otras grandes transferencias.

Felipe Mora, en 2017, reportó para la U casi tres millones de la divisa norteamericana. ¿El resto?, ventas menores, jugadores que partieron libres (Lorenzo Reyes, Gonzalo Collao, entre otros) o apuestas por las que se pagó un alto valor, pero que se fueron sin pena ni gloria.

Pero también están los casos de algunos futbolistas que pasaron por la U, y que, sin tener mayores oportunidades, partieron del club. Hoy, gozan de un buen presente deportivo, han sido transferidos en cifras millonarias y tienen una alta cotización, lo que hoy lamentan en el CDA.

Tres nombres que penan en la U

Siempre va a quedar la duda sobre respecto a si con mayores chances, estos futbolistas hubieran tenido un buen rendimiento, ya que, en concreto, fue poco lo que mostraron en cancha cuando les tocó entrar.

El caso más reciente es el de Pablo Parra. El volante llegó a préstamo a la U en 2019 por casi 100 mil dólares. Jugó solo 17 partidos y no convirtió goles, y en medio de una muy mala campaña, terminó partiendo. Cobreloa lo volvió a prestar a Curicó Unido, donde por fin, logró consolidarse y acaba de ser transferido al Puebla de México. Y aunque se desconoce el monto de la operación, esta superaría los 800 mil dólares.

Pablo Parra ahora partió al Puebla de México. 

Más atrás hay que irse para encontrar un caso, a estas alturas emblemático. El 2017 debutó en la U, el argentino Valentín Castellanos, quien llegó a reforzar el fútbol joven. Con solo 17 años hizo su estreno en un partido de Copa Libertadores contra Corinthians, donde jugó 15 minutos en la derrota por 0-2 en Brasil. Sin embargo, nunca más volvió a ser considerado, algo que muchos hinchas aún no entienden, más considerando que tras esto se fue a Montevideo Torque City, donde empezó a brillar.

El grupo City, dueño del club charrúa lo llevó a otro equipo de la franquicia, el New York City de la MLS, donde actualmente es goleador y tiene una tasación de 3,5 millones de dólares. Además, disputó con la selección de su país el Preolímpico, donde clasificó a Tokio 2020.

Otro caso parecido es el de Juan Leiva. En 2016, llegó como una joven promesa desde Deportes Concepción, pero tras solo 18 partidos y una temporada, en la U decidieron que lo mejor era prestarlo. Así, tuvo un paso por Audax Italiano, para luego recalar a Unión La Calera, donde acaba de ser transferido a Universidad Católica, a cambio de 500 mil dólares.

Juan Leiva acaba de llegar este año a la UC. 

Así, considerando la serie de desaciertos deportivos, estos nombres penan en la U, no tanto por su rendimiento en la cancha, sino por el nulo provecho económico que se les sacó, algo que los nuevos dueños del club quieren evitar que ocurra, por lo que prometen buscar a los próximos refuerzos con pinzas, además de darle un importante tiraje a la chimenea, que permita que las ventas sean de jugadores formados en casa.