Segunda División

La revancha del capitán de San Marcos que se quiso ir tras descenso por secretaría y ahora sueña con Primera

Nahuel Donadell fue el encargado de portar la jineta de capitán de los "Bravos del Morro" en su retorno a la Primera B. El formado en Unión Española aseguró que fue una decisión acertada seguir en el norte del país para ir por el título de Segunda División.
viernes, 30 de septiembre de 2022 · 07:00

Nahuel Donadell fue el encargado de liderar la gran campaña de San Marcos de Arica en Segunda División, que terminó con el título de la categoría y el ascenso a Primera B. Sin embargo, el capitán de los nortinos sorprendió al revelar que pensó en dejar la institución cuando vivieron el dramático descenso por "secretaría" en la temporada pasada.

En conversación con En Cancha, el volante de 31 años se refirió a la obtención de la copa en el estadio Lucio Fariña de Quillota, donde llegó una buena cantidad de hinchas para presenciar el retorno al torneo de Ascenso, dando a conocer que este es uno de los logros más importantes de su carrera.

En la misma línea, Donadell sostuvo que este título es un premio para una ciudad que se identifica mucho con el club y que sufrió de sobremanera por el descenso administrativo de la temporada pasada.

Por otro lado, el ex Unión Española contó que pensó en no seguir en San Marcos tras el fatídico final de temporada de 2021, pero el llamado que recibió por parte de la dirigencia y el cuerpo técnico que comanda Hernán Peña fue clave para quedarse en la Región de Arica y Parinacota.

Nahuel Donadell encontró su lugar en el mundo en Arica.

¿Qué significa para tu carrera este título y ascenso con San Marcos?

Para mi carrera es uno de los logros más importantes, dado que es mi primera vez como capitán de un equipo. La importancia que tiene es por el compromiso que tengo con el club y ciudad, por el cariño que recibo. Con esto quiero retribuir el cariño que la gente me brinda y el respeto que me han dado desde que llegué.

¿Cómo es ser capitán de San Marcos de Arica, un equipo que representa a la región y la ciudad completa?

Es una gratificación enorme, porque la gente de Arica se identifica mucho con el club. He tenido la oportunidad de ir a colegios y participar en muchas actividades sociales, creo que ha sido un lindo rol. Me he sentido muy satisfecho con el respeto, cariño y la identificación que tiene la gente con el equipo.

¿Cómo fue la vuelta a Arica tras ser campeón de Segunda División?

Fue hermoso porque desde hace como un mes que venimos recibiendo un apoyo importante, por los partidos importantes que hemos enfrentado. Con Iberia tuvimos un banderazo en la mañana que fue clave para llenarnos de energía positiva y quedarnos con el triunfo acá. Después, en Quillota llegó mucha gente que nos apoyó, fue emocionante.

En Arica se logró una gran complicidad entre el equipo y la ciudad, algo de Donadell destaca. 

¿El plantel está ansioso por festejar el título como local?

Los veo muy felices, se siente un ambiente de no querer que termine esto. Estamos viviendo un sueño, porque fue la meta que nos pusimos desde un comienzo, siento que nadie quiere que se acabe. Lamentablemente, el torneo termina el fin de semana y cada uno tendrá que tomar su rumbo. Algunos tienen que volver de sus préstamos, así que será un momento duro porque se ha logrado una unión. Será muy triste porque se armó un buen plantel este año.

El regreso del Clásico ante Deportes Iquique y la revancha tras el descenso administrativo

Con su ascenso vuelve el Clásico del Norte con Deportes Iquique, ¿sienten una motivación extra el enfrentar al archirrival en la próxima temporada?

Por el tiempo que llevo acá, sé lo importante que es para el ariqueño ese partido. Me ha tocado convertir en los clásicos y la gente se ha encariñado conmigo por eso, pero no se ha hablado del tema porque todavía no se proyecta qué jugadores van a seguir, son pocos los que tienen contratos. Estamos disfrutando lo que acabamos de lograr y nos queda un partido para terminar la temporada, donde esperamos que sea una fiesta.

¿Se lo toman como una revancha tras el descenso de la temporada pasada?

Más que una revancha, sentía que era una responsabilidad darle el ascenso a esta gente por lo triste que fue el momento vivido. Los que decidimos seguir este año sabemos que no fue responsabilidad nuestra, pero la tristeza y los momentos duros que vivimos el año pasado no los saca nadie. Fue chocante tener que despedirse de los compañeros y la ciudad con una sensación muy amarga por descender por algo administrativo. Por eso, vivir este ascenso fue gratificante.

En lo personal, ¿Cómo viviste ese momento en que se sentenció el descenso?

Hubo mucha tristeza y amargura, todos los adjetivos negativos que te puedes imaginar porque teníamos que ir a entrenar y representar a esta camiseta con esa amargura. Los compañeros, y uno mismo, estábamos sin ganas de entrenar, porque sentimos que el club nos había fallado. No hicieron las cosas bien y se te vienen un montón de negatividades en la cabeza porque habíamos hecho la tarea, pero administrativamente no se hizo.

¿Cómo lograron reponerse anímicamente después de haber descendido por “secretaría”?

La mayoría de los jugadores de ese plantel no siguieron, porque en Segunda División los cupos para jugadores grandes son limitados. Hubo una renovación importante en el equipo y las metas este año eran diferentes, así que sabíamos que era otro campeonato. En lo personal, me fui con mi familia de vacaciones tratando de olvidar lo que había pasado, pero fue difícil. Uno como futbolista está acostumbrado a vivir estas situaciones de fracasos y tristezas, son pocos los momentos felices. Creo que esa resiliencia personal me ayudó a dejar atrás esa amargura y encarar este año con otra ilusión.

Donadell casi deja San Marcos, pero se convenció de seguir y lo celebra 

Cuando se consumó el descenso por “secretaría”, ¿no dudaste en seguir en San Marcos de Arica?

Sí, la verdad es que cuando me fui con mi señora de Arica estaba muy triste y no sabía si iba a seguir, porque volver a Segunda División no estaba dentro de mis metas. Uno siempre quiere ir avanzando en lo económico y deportivo. Entonces, me llegaron una ofertas cuando todavía estaba analizando mi continuidad, pero no convencían, pero me llegó el llamado de acá de la gente de club para ver la posibilidad de contar conmigo. Desde que llegó ese llamado, mi mente se empezó a proyectar lo que sería volver y cumplir el sueño de volver, que era una meta pendiente porque nunca se me había dado. De ahí en más, mi pensamiento estuvo en volver y darle una alegría a la gente. Mirando hacía atrás, fue una decisión acertada.

¿Consideras a San Marcos de Arica como tu lugar en el mundo?

He vivido momentos únicos. El primer año me tocó ser suplente y pasaba algo súper loco, porque entraba y hacía un gol en el último minuto. Eso te llena y te hace madurar como persona, porque me daban ganas de bajar los brazos y renunciar porque me sentía importante, pero no era titular como anhelaba. Tuve paciencia y nunca baje los brazos para encontrar esa titularidad.

¿Qué te parece que este tema de las denuncias y resta de puntos administrativos sea cada vez más común en el fútbol chileno?

Es raro, porque se ha dado que todos los equipos han entrado en esa metodología de estar pendiente de los administrativos. Antes no era tan así, quizás las pasan por alto o no se dan cuenta de las cosas que se estaban haciendo mal. Por eso, la ANFP tendría que administrar de mejor manera esto, para no estar constantemente con este tema de las denuncias y la resta de puntos. Es la principal deuda que tiene la ANFP con el fútbol chileno y esta categoría, que no recibe dinero por televisación y en donde los presidentes no son parte de los consejos, no tienen voz ni voto en ninguna de las decisiones que se toman. Espero que esta categoría se siga profesionalizando.

La opción de Argentina y con la Primera División en mente

Si bien has hecho toda tu carrera en Chile, ¿Te gustaría jugar en Argentina, tu país de nacimiento?

No. La verdad es que a los 14 años me vine a Chile buscando un sueño y una meta. Creo que por diferentes circunstancias de la vida me he encontrado con gente que me ha ayudado a cumplir este sueño. De ahí en más, le tengo un cariño inmenso a este país que me ha dado un montón de cosas, por no decir todo. No he pensando en volver a Argentina a hacer mi vida allá, quiero vivir aquí en Chile.

Terminaste tu formación como futbolista en Unión Española, pero nunca pudiste consolidarte. ¿Volverías al club por tu revancha en Primera División?

Desde los 14 a los 18 años estuve rondando en varios equipos, debido a que como era extranjero no podía jugar por una ley de la FIFA. En Unión Española empecé a jugar cuando ya era mayor de edad. Siempre ha sido mi objetivo tener mi revancha en Primera División, porque en Unión Española tuve pocas oportunidades, y las que tuve no las aproveché.  Como era extranjero, muchas veces se me cerraron las puertas (por los cupos extranjeros) para volver a jugar en Primera División. Espero algún día hacerlo. 

Nahuel Donadell debutó como futbolista profesional en Unión Española. 

¿Algún mensaje para los hinchas de San Marcos?

Que disfruten este momento, en el club se está trabajando de buena manera en todas las áreas para profesionalizar la institución desde las cadetes hacía arriba. Hay muchos niños que tienen el sueño de ser jugadores profesionales y jugar en un equipo que representa a la ciudad.