Fútbol chileno

Entrevista | Juan Gonzalo Lorca se reinventa con una pastelería tras su retiro: "No estar ligado al fútbol es un golpe duro"

El exjugador de Colo Colo y La Roja, además, colabora con una escuela de fútbol sin fines de lucro ubicada en la comuna de La Florida. También abordó sus días de gloria con el "Cacique" y sus experiencias en Europa.
domingo, 26 de diciembre de 2021 · 21:00

Juan Gonzalo Lorca asomó en 2004 como una de las jóvenes figuras de Colo Colo y comenzó a alternar minutos en el primer equipo. Hoy, alejado del fútbol hace casi cuatro años, se reinventa con "Cafetería Isima" (@cafeteria_isima en Instagram), una pastelería familiar junto a su esposa y su hermana, además de apoyar en una escuela de fútbol sin fines de lucro en la comuna de La Florida.

En una extensa conversación con En Cancha, el exdelantero de Huachipato, O'Higgins y Santiago Wanderers, entre otros clubes, aborda su actualidad fuera del fútbol profesional, al que -asegura- no le gustaría regresar como director técnico. Además, repasa lo duro que fue dejar la actividad producto de una lesión.

"Yo llevo más de cuatro años sin jugar, 2017, a mitad de temporada me lesioné y me retiré a principios de 2018, de ahí empecé con una pastelería con mi hermana y ya hasta el día de hoy está funcionando y tenemos un negocio familiar con mi hermana y mi esposa. A eso me estoy dedicando, estoy trabajando ahí, ayudando en todo o que se pueda", señala Lorca de entrada.

Además de eso, ¿Sigue ligado al fútbol de alguna manera?

También ayudo en una escuela de fútbol que son los días viernes en La Florida, sin fines de lucro, ayudo ahí porque igual van mis hijos a jugar, entonces aprovecho de traspasar un poco de conocimiento a los niños y en eso estoy por el momento.

¿Cómo ha sido el paso de dejar el fútbol profesional a estar casi desligado de la actividad?

Ha sido igual difícil, porque uno está ligado desde pequeño al fútbol y creo que en ese sentido afecta mucho tener que ver el fútbol desde fuera del profesionalismo y me ha afectado, porque yo desde los 10 años que juego fútbol en cadetes y luego profesional. Entonces, ya no estar relacionado a eso es un golpe duro. Pero últimamente he estado jugando por Colo Colo de Todos los Tiempos y ahí es lo más parecido a lo profesional porque igual te llevan las cosas y tienes contacto con gente que está relacionada al fútbol. Por ese lado, me ha ayudado un poco más a poder sobrellevar el tema fuera del fútbol profesional.

¿Has pensado en volver al fútbol, quizás como entrenador? 

Director técnico no me gusta mucho. Sí me gustaría, no he sacado la carrera de entrenador, pero sí me gustaría estudiar la carrera que se imparte en el INAF (Instituto Nacional del Futbol) y empezar con alguna escuela o ver si es que puedo dirigir a los chicos, poder tener un poco más de roce en las cadetes, pero director técnico profesional no me gusta mucho por el trato que hay hacia los entrenadores. Lo veo a diario con mis compañeros de Colo Colo de Todos los Tiempos, la mayoría son entrenadores y ves que en el ámbito profesional traen a entrenadores argentinos, traen a técnicos del extranjero que nadie conoce y en realidad vienen a foguearse acá, si les resulta bienvenido y si no, fuera, entonces ese trato a mí no me gusta de los dirigentes del fútbol chileno.

¿Cómo se dio tu retiro del fútbol?

Yo me lesioné la rodilla en Magallanes en septiembre de 2017 y mi contrato terminaba en diciembre, pero me renovaron un año más, todo el 2018, y a principio de 2018 llegó Cristian Ogalde -representante de Claudio Bravo- que compró el club y él trajo sus jugadores, gente nueva, dirigencia nueva, entonces cuando ellos llegaron, yo lesionado, terminamos contrato y llegamos a un acuerdo, por ese motivo me retiré. Más encima cuando un jugador se lesiona se sabe en todos los clubes, entonces fue mucho más difícil después de recuperarme poder tener un equipo donde poder volver a jugar. 

¿Cuál es la evaluación que haces de tu carrera?

Llegar a ser un jugador profesional siempre va a ser positivo por todo lo que conlleva llegar a la cima, porque las series menores es una competencia no con una categoría, sino con todas las que están cerca de la tuya. Competir con grandes jugadores y poder llegar a ser profesional para mí fue un premio y luego poder mantenerse en la élite o en los grandes equipos, poder estar en la Selección, luego poder jugar en el extranjero, en Europa, creo que para mí ha sido una linda carrera. 

"Me faltó ambición de querer quedarme en Europa"

¿Te recriminas algo de tu carrera?

A lo mejor me faltó un poquito más de ambición, de querer quedarme en Europa, porque uno estaba inmaduro y de repente me pasaba la cuenta de que no muchos chilenos salían al extranjero y por ahí en Colo Colo salir casi de los primeros junto a Matías (Fernández), Arturo (Vidal), quizás me faltó un poquito más de ambición, de querer quedarme en el extranjero un poco más de tiempo. Eso me lo critico.

¿Cómo analizas tus experiencias en el extranjero?

En Holanda (jugó en Vitesse entre 2007 y 2008) me costó por el tema del idioma y de la adaptación a la táctica de los equipos, porque no es lo mismo que acá, allá son más tácticos. Por ejemplo, ellos iban y dejaban libre a un defensa y yo salía a presionar al arquero y al defensa, cuando tenía que tirarme atrás a marcar al volante, entonces todas esas cosas me afectaron. El entrenador hablaba español pero no me explicaba muy bien o yo no entendía, era muy inmaduro.

Juan Gonzalo Lorca jugó entre 2007 y 2008 en el Vitesse de Holanda, convirtiendo tres goles en 29 partidos

Fue un difícil comienzo...

Los primeros meses me costó, pero luego la agarré en Holanda y terminé jugando todos los partidos y siendo figura, lástima que el equipo me iba a comprar, pero tuvo un problema económico y me pidió un año más de préstamo, pero Colo Colo no quiso. Yo tampoco metí presión para quedarme, así que al final volví a Colo Colo. Me arrepiento de no haberme quedado, era un equipo que no peleaba los descensos, a lo mejor hubiese sido más lindo haberme quedado más tiempo.

¿Y en el Boulogne de Francia, donde jugaste el 2010?

También me costó mucho porque los franceses eran más complicados, eran más de sobreponerte a la adversidad y cuando ya lo haces, ellos te rinden todo, pero antes, si no les demuestras que eres capaz de poder lograrlo, es súper complicado porque te bloquean, no te pescan muchos, son fríos, y uno está con el fútbol sudamericano, está acostumbrado a juntarse con tus compañeros, comerse su asadito, a tener tus tiempos agradables y en Francia no era así.

¿Cómo te sobrepusiste?

Me costó el doble, el idioma no lo manejaba, por ahí también me costó, tuve peleas con mis compañeros, algunos te echaban la culpa de jugadas delante del técnico, me costó. Llegó un preparador físico que después de los cinco meses se me acercó a hablar y me dijo que si no me sobreponía, los franceses me iban a pasar por arriba, que tenía que imponerme, que tenía que gritarles, que tenía que mandarlos, al final eso hice y terminé jugando.

¿Por qué su aventura allá duró solo un año?

Tenía tres años y medio de contrato y justo el último mes de mi primer año, el entrenador me pidió disculpas, me dio la oportunidad, me dijo que iba a empezar a jugar y lo echaron. Después de eso llegó otro DT y de nuevo lo mismo, pelear de nuevo con el DT, al final pedí que me mandaran a préstamo para cerrar el tema, ahí me fui a O'Higgins, estuve un año y me fue bien.

"Claudio Borghi me puso de ejemplo para mis compañeros"

¿Qué valor le das a tus inicios en Colo Colo?

Súper lindos recuerdos, al principio me costó porque Claudio (Borghi) no me tenía en cuenta en sus planes en 2006 cuando él llegó, y mandó a pedir a Héctor Mancilla a Huachipato y yo en realidad andaba súper bien futbolísticamente, entonces Arturo Salah me pidió para reforzar Huachipato. Tenía 21 años y me habían llamado a la Selección Sub 23 y no quería irme, sabía que podía ganarme un puesto en Colo Colo, pero al final fue más presión de los dirigentes y del mismo Claudio que me dijo que tenía que partir y jugarme mi opción allá, porque en Colo Colo me iba a costar jugar.

El exdelantero ganó tres títulos con la camiseta de Colo Colo

Ahí partiste un año al sur...

Al final decidí irme, me fue súper bien, me sirvió mucho para madurar, para jugarme mi opción. Condiciones y capacidad sabía que las tenía para poder hacerlo, creo que fue una gran decisión y después de eso tuve que volver a Colo Colo y (Claudio Borghi) me sacó de ejemplo.

¿Por qué?

Porque fui un jugador bastante importante en Huachipato, llegamos a la semifinal (Apertura 2006), peleamos también con Colo Colo la Copa Sudamericana, a punto de dejarlos eliminados, y después me sacó de ejemplo, que era lo que quería para los chicos, para todos los que se iban a préstamos, la idea era poder jugarse su opción en el equipo que les tocara y luego poder ver la opción de volver y tratar de hacer lo mismo que en el equipo donde uno estuvo.

En 2007 tuviste más minutos en Colo Colo y saliste campeón en el Apertura de ese año ¿Cómo recuerdas ese título?

Nosotros salimos campeones por poca diferencia, por un punto sobre Católica y los chiquillos nos hacían recalcar el partido que tuvimos con Cobreloa en Calama que lo empatamos a 2, que Cobreloa era un equipo súper complicado allá y no fueron todos los titulares, jugamos los que no habíamos estado mucho y logramos empatar. Eso nos recalcaban, que gracias a esos puntos salimos campeones, fue un torneo bastante lindo y bastante difícil lograr.

¿Ahora ves fútbol? 

No mucho, pero sí sigo a Colo Colo. No veo todos los partidos de los otros equipos, mi hijo más pequeño juega en Colo Colo, además es difícil desligarse de un equipo, una institución en dónde hice todas mis series inferiores y luego en el primer equipo estuve hasta los 23 años, entonces sigo viendo partidos, vi la última campaña, es medio complicado dejarlo de lado, estoy viendo partidos con mis hijos, les trato de inculcar lo que significa Colo Colo y de que puedan disfrutarlo también, más que sea una presión.

Jóvenes encontraron el celular de Claudio Bravo y fueron a devolvérselo