Covid-19

Chicle anticovid: Crean un masticable que podría frenar la transmisión del virus

Científicos han logrado desarrollar un chicle que puede inhibir la carga viral presente en la saliva hasta en un 95%.
sábado, 27 de noviembre de 2021 · 15:40

Un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, realizaron una investigación sobre un potencial chicle que podría contrarrestar la transmisión del Covid-19, ya que está enriquecido con la proteína ACE2, la que facilita la entrada del SARS-CoV-2 a las células del cuerpo humano. 

El estudio publicado por la revista Cell, señala que el chicle con ACE2 puede inhibir la carga viral presente en la saliva hasta en un 95%, razón por la que además de disminuir el peligro de transmisión, disminuiría la posibilidad de contraer un desarrollo grave de la enfermedad. 

Las células epiteliales de la lengua son un gran depósito de proteínas ACE2, más que los tejidos bucales y gingiviales. Las glándulas salivales son consideradas el principal sitio del cuerpo humano donde se replica el SARS-CoV-2. "El ACE2 liberado al masticar el chicle sirve como un enfoque novedoso para disminuir la infección por el virus", señalaron las y los autores.

Nuevo chicle contra el Covid-19

El nuevo chicle contra el Covid-19 tendría como características físicas y de sabor, las mismas que posee un chicle tradicional que se puede comprar en cualquier negocio.

Para llegar a ese porcentaje, los investigadores compararon 10 muestras de saliva de pacientes infectados con Covid-19 y 10 muestras de voluntarios sanos. "Notamos una reducción drástica en la actividad de ACE2 en la saliva cargada de virus recolectada de los 10 pacientes con covid-19 en comparación con la de los 10 individuos sanos", indica el estudio.

Si bien, los científicos señalaron que su investigación se reduce exclusivamente al coronavirus, este avance puede resultar efectivo y podría sentar un precedente para atrapar otras partículas virales de la gripe, como el virus del papiloma humano, el zika o las herpes en la cavidad bucal, lo que evitaría que las personas contagiadas infecten a otras al hablar, respirar, toser o estornudar.