Universidad Católica

Los pros y contras de los tres estadios que baraja la UC para ser local en el Campeonato Nacional

Los "Cruzados" van achicando su lista y hoy Rancagua, Viña del Mar y Valparaíso están en el radar de los precordilleranos para ser anfitriones mientras San Carlos de Apoquindo se remodela.
sábado, 6 de agosto de 2022 · 11:00

La Universidad Católica está jugando sus últimos partidos en San Carlos de Apoquindo. Los "Cruzados" ya hace rato que se están haciendo la idea de no jugar por un largo tiempo en su fortaleza, pues está ad portas de entrar en fase de remodelación para ser entregado recién el 2024.

En ese sentido, hoy tres recintos aparecen en las carpetas de la dirigencia de la UC, y todos fuera de Santiago, aunque no muy lejos de nuestra capital: El Teniente de Rancagua, el Elías Figueroa de Valparaíso y el Estadio Sausalito de Viña del Mar.

"Estamos en conversaciones con los propietarios de los recintos, evaluando estado de la cancha, condiciones para nuestros hinchas, condiciones económicas y condiciones de seguridad", señaló Juan Tagle, presidente del club, a Emol.

Aquí en En Cancha hacemos una evaluación de pros y contras del trío de alternativas que manejan en la precordillera.

Estadio El Teniente

Rancagua podría ser la nueva casa de la UC.

Región: Del Libertador Bernardo O'Higgins
Distancia desde Santiago: 87 kilómetros

El Estadio El Teniente llegó a convertirse en un momento en "El" estadio del fútbol chileno. O'Higgins, Audax Italiano y la Universidad de Chile llegaron a coincidir en aquel recinto y la cancha siempre se mostró en un gran estado, algo que seduce mucho al cuerpo técnico de Ariel Holan.

A favor de los "Cruzados" hoy está que ya ni los itálicos ni los azules seguirán siendo inquilinos en Rancagua, pues la U está vetada por los actos violentos de sus hinchas y los de La Florida volverán al Estadio Bicentenario. En ese sentido, "La Franja" deberá ponerse de acuerdo solo con los locales para no tener problemas de tope en la programación.

Y aunque el arriendo del recinto del "Capo de Provincia" se presente como uno de los más baratos, también está el riesgo de perder la confianza al más mínimo desmane, por lo que el comportamiento de los forofos de la UC debe ser ejemplar.

Estadio Elías Figueroa

La cancha de Santiago Wanderers puede albergar a los "Cruzados".

Región: De Valparaíso
Distancia desde Santiago: 116 kilómetros

El Elías Figueroa de Valparaíso también suma algunos votos en la directiva de Cruzados. La cancha de Santiago Wanderers no está lejos de la capital y la facilidad de transporte en una gran zona urbana como lo es la Quinta Región juega a favor del ítem "acceso" que buscan en Las Condes.

Además, con los "Caturros" en Primera B, no existe problema de tope ni de uso excesivo del terreno de juego, pues la máxima categoría se juega los fines de semana, mientras que los dirigidos por Miguel Ponce ven siempre acción a mitad de semana.

Como "contra" menor podría considerarse el factor del viento. En el recinto porteño suelen considerar esa variable a la hora de jugar, y más de algún arquero ha sufrido con la dirección impredecible que a veces toma la pelota por las ráfagas de la zona.

Estadio Sausalito

Viña del Mar está en la carpeta de Católica.

Región: De Valparaíso
Distancia desde Santiago: 122 kilómetros

Viña del Mar, ciudad bella, dicen. La casa de Everton, que será el rival de esta tarde de los "Cruzados", no tiene inconvenientes en recibir a la Universidad Católica, y en Las Condes ya han tenido diálogo con las autoridades municipales para ver si se llega a un acuerdo con el recinto en donde el club se coronó tetracampeón.

Eso sí, si es que los universitarios no quieren tener problemas de visibilidad, deberán jugar en la noche. Es que el Estadio Sausalito tiene la particularidad de no estar orientado de norte a sur, por lo que durante el día el sol te pega directamente en los ojos, algo que podría ser molesto para el conjunto de Ariel Holan.

¿Accesibilidad? Buena, aunque a veces algunos atochamientos pueden ocasionarse al llegar a la ciudad, algo que vivió en carne propia la U, que incluso debió pedir un retraso de horario para poder llegar a disputar sin problemas un duelo ante los viñamarinos.